Envíanos
un dato

Las constructoras brasileñas también dieron mordiditas

Las delaciones del caso ‘Lava Jato’ en Brasil han producido un desborde de testimonios sobre pagos irregulares que inundan y salpican a círculos de poder en Venezuela. Pero no todo ocurre entre jerarcas de la política. Las contratistas, con Odebrecht a la cabeza, repartieron allí donde les pareció que hacía falta y en las magnitudes adecuadas. Mientras se siguen filtrando papeles de la fiscalía brasileña, la comidilla de los expedientes menciona un amplio elenco de personalidades que incluye desde el empresario Gustavo Cisneros hasta un diputado de la oposición.

06 June 2017

No solo fueron peces gordos. También con pequeñas carnadas, mordidas de montos moderados, la constructora brasileña Odebrecht se ganó los favores de intermediarios y funcionarios de segunda línea. Es lo que se viene sabiendo según se revela la trama de corrupción más grande en la historia de Brasil, la de Lava Jato, cuya película no termina de proyectarse. Esta misma semana los fiscales del caso optaron por aplazar la publicación de los expedientes que han venido prometiendo para el resto de América Latina. Pero de a cuentagotas aparecen facturas, transferencias y testimonios, que dejan constancia de que en la República Bolivariana los brasileños compraron favores grandes y favores pequeños.

En la cuenta número 7575921120 del Commercebank de Miami, por ejemplo, aterrizó el 3 de octubre de 2007 una transferencia por 50.000 dólares procedente del Multibank de Panamá. El emisor era la Constructora Internacional del Sur, una empresa fachada del istmo que, como se ha comprobado, sirvió de tapadera para que Odebrecht desembolsara sobornos en el extranjero. La cuenta receptora en Florida está acreditada a nombre de José Pestana, un funcionario venezolano entonces a cargo del Proyecto de la Línea 4 del Metro de Caracas.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse