Envíanos
un dato

Ni comprándolo Chávez pudo ganarle al Casino

El ‘comandante eterno’ de la Revolución Bolivariana quiso tener su cadena de supermercados socialistas y para eso mandó a expropiar en 2010 las tiendas Éxito, que creía colombianas. Para cuando se enteró de que pertenecían al francés Grupo Casino, ya era tarde: el Gobierno de París había intervenido y consiguió no solo un pago jugoso por el negocio, sino que ayudó a conservar una participación francesa en lo que pasó a ser Abastos Bicentenario. Siete años más tarde, cuando la red de abastos languidece, los franceses siguen vendiéndole hasta 3.000 toneladas al año de productos no alimenticios a través de una empresa en Panamá.

18 June 2017

Basta entrar a algún local de la red estatal Abastos Bicentenario para comprobar el ocaso de la que fue una de las principales cadenas de supermercados de Venezuela. Por ejemplo, en la sucursal de Terrazas del Ávila, al este de Caracas, destacan la pobre iluminación, neveras dañadas, hileras interminables de un mismo producto, empleados deambulando por los pasillos y estanterías vacías coronadas con propaganda política. La estampa se repite en otros establecimientos de la capital que aún permanecen abiertos.

Es un fracaso difícil de disimular, incluso, para el Gobierno. “Abastos Bicentenario se pudrió, así lo digo y ordeno una reestructuración total y absoluta”, admitió Nicolás Maduro en febrero de 2016. En un esfuerzo acaso tardío por rescatarla, Maduro acaba de nombrar a Ramón Campos Cabello, capitán del Ejército y primo del número dos del chavismo, Diodado Cabello, como presidente de la red de supermercados.

El reconocimiento del presidente de la República llegó semanas después de que organismos de inteligencia realizaron una operación policial que terminó con el arresto de directivos y empleados de la empresa.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse