Envíanos
un dato

La fortuna intocable de El Chapo Guzmán (y otros tesoros desconocidos)

Desde su primera fuga de un penal de máxima seguridad, en 2001, a la fecha, al mítico jefe del Cártel de Sinaloa apenas le incautaron tres joyas, dos vehículos, una casa, ocho cargadores, una granada, 171 municiones y cuatro objetos, entre otros bienes de menor valor. Tras su extradición, ahora Estados Unidos va por su fortuna. Pero no es el único caso en el que hay que reparar. Cerca de 200 solicitudes de información al Estado mexicano revelan que, aunque en la Guerra contra las Drogas decapiten a las organizaciones criminales, sus patrimonios y estructuras financieras permanecen casi intactas, y que de lo poco que se les quita, es aún menos lo que se sabe

Primera entrega | Desde que Joaquín El Chapo Guzmán se fugó la primera vez de una cárcel de máxima seguridad en Jalisco, provincia del occidente de México, la Procuraduría General de la República no combatió la estructura financiera de su poderoso cartel, el de Sinaloa, ni la suya personal, calculada en 21.600 millones de dólares. Así lo demuestran documentos de la Fiscalía federal.

La primera huida fue en enero de 2001. Luego fue recapturado en el puerto de Mazatlán en febrero de 2014 y encarcelado. Consumó la segunda fuga por un túnel en julio de 2015. Burló el sistema penitenciario una y otra vez y lo recapturaron a principios de 2016.

Un año después, el Gobierno mexicano decidió sorpresivamente extraditarlo a Estados Unidos, un día antes de que asumiera la Presidencia Donald Trump, el 20 de enero de 2017.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse