Envíanos
un dato

#FreeKhadija

Nunca ha sido fácil hacer periodismo en Azerbaiyán, un país petrolero de Asia Central que gobierna una dinastía postsoviética. Pero desde comienzos de diciembre la represión contra la prensa tiene otro nivel y un nombre: Khadija Ismayilov, una reportera que con sus investigaciones sacó los trapos sucios de la familia presidencial y ahora está en prisión. Armando.info se suma a la campaña por su liberación,

21/12/2014

Español
timer

A la periodista Khadija Ismayilova la acusan de haber propiciado un suicidio que nunca ocurrió. La justicia de Azerbaiyán, una ex república soviética enclavada como bisagra entre Europa y Asia, ordenó su detención en un caso que –según Reporteros sin Fronteras (RSF) y otras organizaciones a favor de la libertad de expresión– denuncian como una retaliación, por haber destapado varios casos de corrupción en la familia del primer mandatario de ese país, Ilham Aliyev.

La detención ocurrió el pasado 5 de diciembre y a partir de allí, varias redes internacionales de periodistas de investigación han activado un movimiento a favor de su liberación en los medios 2.0, bajo la etiqueta #freekhadija.

Amparándose en el artículo 125 del Código Penal azerí, los fiscales señalan a Ismayilova como protagonista de una historia en la que instigó a su colega y exnovio, Tural Mustafayev, a quitarse la vida, luego de que intercediera con sus editores para que no volvieran a emplearlo. Más allá de rechazar el rumor, la periodista y su defensa advierten que su detención no es más que un acto de retaliación y censura.

“Khadija es detenida únicamente a causa de sus actividades periodísticas, debido a las investigaciones que estaba llevando a cabo”, declaró su abogado, Elton Guliyev. “Los cargos en su contra son absurdos, el tribunal carece de pruebas”.

El poder en Azerbaiyán –una nación petrolera en los linderos del Cáucaso, que limita con Rusia e Irán– está a cargo de Ilham Aliyev, hijo del anterior mandatario, cuya familia ha amasado una fortuna de la que hoy hay noticias por una serie de reportajes publicados precisamente por Khadija Ismayilova, en los que demuestra a través de documentos que la esposa del jefe del Estado, Mehriban Aliyeva, y sus hijas, Leyla Aliyeva y Arzú Aliyeva, están detrás de empresas consentidas como la aerolínea Azal, la compañía de telecomunicaciones Azerfon y la minera Aimroc.

Rastreando precisamente a la firma Aimroc, Ismayilova y otros colegas encontraron que lejos de obedecer a una empresa extranjera, el primer mandatario estaba detrás de la supuesta trasnacional que había cometido daños contra el medio ambiente y los afluentes de agua que hay alrededor de las minas de la población de Chovdar.

ArmandoInfo

La periodista probó que detrás de la contaminación de los afluentes de la población de Chovdar, está involucrada la familia del mandatario de su país. Foto: Procea.com

“La empresa británica es en realidad una fachada para la familia presidencial”. Eso publicó el 3 de mayo de 2012 en Radio Free Europe, tras develar una investigación periodística que siguió las pistas de un consorcio de cuatro firmas, entre las que destaca Globex International, propiedad de otras tres firmas panameñas en las que destacaban dos hijas del mandatario azerí.

La reacción vino días después en forma de chantaje: Ismayilova recibió una carta que contenía imágenes suyas haciendo el amor en su casa con advertencias que le recomendaban no seguir con el caso, a lo que decidió usar su Facebook para dar a conocer la situación a la población de un país conservador y de mayoría islámica, en el que el sexo fuera del matrimonio es tema tabú.

“Luego de esta investigación, instalaron una cámara en mi hogar”, contó en noviembre de 2012 en entrevista con la agencia IPS. “Hubo vigilancia por largo tiempo en el apartamento que yo alquilaba y me grabaron teniendo sexo con mi novio. Luego me enviaron algunas de las imágenes; me exigieron que me comportara, y yo decidí no ‘comportarme’ como me pidieron: opté por hacer público (el chantaje) y afirmé que no tenía nada de qué avergonzarme. Son los que le roban al público, al pueblo, quienes deberían avergonzarse. Así que, decidí continuar con mi investigación”.

Consagrada en octubre del año pasado en Río de Janeiro durante la Conferencia Global de Periodismo de Investigación, uno de los eventos más importante sobre el tema, Ismayilova fue galardonada entonces por la Red Global de Periodismo de Investigación, GIJN por sus siglas en inglés, con el primer lugar del Global Shining Light Awards, que compartió con otra investigación sobre escuadrones de la muerte en Sudáfrica.

“Creo que el Gobierno buscará otras vías para silenciarme, pero yo prefiero concentrarme en mi trabajo, pues no tiene sentido preocuparse por las amenazas. No puedo controlar sus deseos de hacerme algo ni sus medios para concretarlo. Así que, preocuparse no sirve de ninguna manera”, declaró la periodista en la misma entrevista concedida a IPS.

Ahora desde la cárcel y a través de una carta, llama a otros colegas a seguir investigando este y otros casos de corrupción. “Tenemos que construir una nueva realidad donde la verdad sea una norma de vida”, dice. “Todos ustedes saben por qué estoy aquí en la cárcel. El hallazgo de la corrupción es la verdadera razón, y la única manera de probar regímenes opresivos es seguir descubriendo esa corrupción, para seguir defendiendo los derechos de los pueblos oprimidos”.

El imperio, otra vez

Khadija Ismayilova, de 38 años, es licenciada en filología. Comenzó su carrera en el periodismo como traductora y de allí pasó a los periódicos Zerkalo, Caspio Business News y la oficina de la Voz de América que tiene en Bakú, la capital de Azerbaiyán. Sus investigaciones luego encontraron espacio en Radio Free Europe y Occrp, cuyas siglas en inglés traducen “Proyecto de Reportajes sobre Corrupción y Crimen Organizado” y cuyo director, Drew Sullivan, ha pedido a los periodistas de todo el mundo sumarse a estas investigaciones, para revertir el efecto de la detención de su colega.

ArmandoInfo

El poder en Azerbaiyán está a cargo de Ilham Aliyev, hijo del anterior mandatario. Foto: Flickr/World Economic Forum

En Georgia y Rumania ha habido manifestaciones públicas en favor de la periodista azerí. Por su parte, la Federación Internacional de Helsinki para los Derechos Humanos se ha pronunciado para pedir su excarcelación. También Amnistía Internacional, Freedom House, Reporteros sin Fronteras y la Red Global de Periodismo de Investigación. En Facebook hay incluso una campaña bajo la bandera de "FreeKhadija".

Giorgi Gogia, investigador principal del Cáucaso Meridional de Human Rights Watch (HRW), advierte que los observadores de Azerbaiyán habían venido expresando su preocupación por la represión creciente. "Pero el arresto de Ismayilova es la gota que rebasó el vaso”.

Las ONG han estado bajo la presión del Gobierno en los últimos meses. En mayo, la rama de Bakú de Oxfam, una confederación internacional de 17 organizaciones no gubernamentales, fue demandada y, en septiembre, IREX se vio obligado a retirarse de ese país.

Desde el gobierno azerí, sin embargo, justifican la detención de la periodista. El portavoz del presidente Aliyev en Bakú, Azer Gasimov, tildó las protestas a favor de Ismayilova como una "campaña antiAzerbaiyán" propiciada por el Departamento de Estado de Estados Unidos y "fuerzas contra nuestro país".

Gasimov, citado en la prensa local, dijo: "Si se presta atención se puede ver que el Departamento de Estado, que se pronuncia al instante sobre cualquier pequeño incidente, no ha tenido ninguna reacción sobre este caso”.

Las manifestaciones por la libertad de la periodista, de cualquier modo, se desarrollaron también en Washington. Varios activistas se reunieron el pasado 8 de diciembre frente a la embajada de Azerbaiyán en la capital estadounidense, para manifestar su repudio al Gobierno de Aliyev y sus medidas contra la prensa libre.

Human Rights Watch ha observado un aumento en los informes de represión y abusos. Hasta 50 periodistas y blogueros independientes, así como activistas políticos han sido encarcelados en los últimos dos años y medio.

"No se trata solo de nuestros periodistas”, agregó desde Bakú Emin Milli, director general de TVMeydan. “Tenemos solo dos o tres plataformas de medios independientes en Azerbaiyán; todo el mundo en el país que trabaja para ellos está ahora bajo amenaza de ser arrestado, siendo llamado proarmenio o espía de la CIA".

Señala, además, un cambio en el clima político que se ha producido muy rápidamente. "Incluso para nosotros, las personas que hemos estado trabajando en los medios de comunicación desde hace muchos años, es impactante", advirtió.



¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.

A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia.

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

Gracias por leernos. Recuerda que al final del texto puedes contribuir con nuestras investigaciones, disfrutar otros formatos y leer otras historias.