Envíanos
un dato

El magnate que viajaba en transporte público

Los caminos por donde pasa Roberto Rincón Fernández quedan cubiertos con ‘morocotas de canto’. Aunque desde hace casi una década se había convertido en millonario y, al mismo tiempo, en uno de los mayores contratistas de Pdvsa, a comienzos de 2014 el empresario zuliano era poco conocido para la opinión pública. Pero dos eventos le llevaron a salir de su relativo anonimato este año. En julio, un avión de una firma familiar transportó al general venezolano Hugo Carvajal a Aruba y a un breve cautiverio de cuatro días. Y hace una semana, la fastuosa boda de uno de sus hijos hechizó a la prensa rosa de Ecuador.

22 November 2014

Comparte en las redes

Reapareció entre 48 pilares blancos y 25.000 botones de rosas el pasado 13 de noviembre. Entonces habían transcurrido 114 días desde que el empresario zuliano Roberto Enrique Rincón Fernández, proveedor de bienes y servicios de la petrolera estatal Pdvsa, figurara como actor secundario en una trama con final inesperado.

El 23 de julio de este año el mayor general Hugo El Pollo Carvajal, el oficial de inteligencia venezolano nombrado seis meses antes por Nicolás Maduro como Cónsul en Aruba, quedó detenido cuatro días en la vecina isla caribeña a petición de Estados Unidos, que lo incluyó desde 2008 en la llamada Lista Clinton de capos y cómplices del narcotráfico.

El ex director de inteligencia militar chavista y un amigo declarado de Rincón, fue apresado sin que hasta ese momento hubiese recibido, como Cónsul General designado de Venezuela, la aprobación de rigor por parte del Reino de los Países Bajos, que se encarga de las relaciones exteriores de su ex colonia caribeña. Luego de casi cuatro días de tensiones, Holanda decidió liberar y expulsar de Aruba a Carvajal, quien hasta entonces enfrentaba la posibilidad de su extradición a Estados Unidos.

¿Revelamos juntos lo que poderosos quieren ocultar?

Ayuda a financiar nuestras investigaciones periodísticas.

Dona